Hay fantasías a las que cuesta renunciar.

A veces hay que asumir riesgos por aquello que quieres. ¿Pero hasta que punto podemos o debemos llegar? ¿Son necesarios tantos sacrificios? Siempre quise tocar el cielo con la punta de los dedos sin que el sol me quemara las alas. Pero descubrí que no conseguirás llegar a él sin arder de pasión...Claro que también están aquellas puertas que no deberían abrirse jamás, porque una vez que se traspasan ya no hay vuelta atrás...como las de un corazón...las de un débil e indefenso corazón...Siempre duele, siempre sera duro aceptar el fin cuando se quiere a alguien...Se por experiencia que el amor es como una adicción, lo malo de ellas es que nunca acaban bien. Llega un momento en el que lo que nos ponía eufóricos, deja de hacerlo y empieza a doler. Dicen que no superas tu adicción hasta que no tocas fondo, pero... ¿Cómo sabes que lo has tocado? Porque por mucho que algo te duela, a veces, dejarlo, duele aún más. Así que dejarse llevar, suena demasiado bien y para jugar al azar...nunca sabes dónde puedes terminar... o empezar.

20 comentarios:

  1. Perdón por estar tanto tiempo fuera de aquí, pero he vuelto y espero que para quedarme aunque haya veces que no publique muy amenudo.

    Por una serie de razones que no vienen al caso he guardado en borradores algunas de las entradas que tenía ya publicadas, pero no las borré porque me parecía injusto...aparte de los comentarios que me dejais, porque algún día me gustaría vovler a leerlas.

    Disculapr las molestias y espero contestaros o antes posible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siento exactamente lo mismo que tu... Es más, el texto es como si yo lo hubiera escrito. duele renunciar a algo que te hace sentir bien, ¿verdad? Y da lo mismo que te haya hecho daño antes.. simpre quieres volver a ello, por eso que dicen de intentarlo una vez màs..

    no sabia que habias vuelto por estos sitios :) te sigo por aqui nena te quiero!

    ResponderEliminar
  3. =S Es dificil saber donde esta el limite de sacrificio, a veces cuando amamos no nos importa hasta donde vamos a llegar, pero nos gusta y por eso seguimos en el sacrificio =D

    Saluditos¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy enganchada, y creeme cortar duele más que dejarse llevar pero si lo ago acabaré a un peor 'undida'. Cada cual puede desintoxicarse el caso es; si quieres. Esfuerzo :)
    te quiero pequeña! te agrego ami nuevo blog!

    el texto (L) 10!

    ResponderEliminar
  5. ¿Cómo sabes que lo has tocado? Porque por mucho que algo te duela, a veces, dejarlo, duele aún más. Así que dejarse llevar, suena demasiado bien y para jugar al azar...nunca sabes dónde puedes terminar... o empezar.

    Esa parte me ha encantado. Yo nunca sé cuando toco fondo, ni si quiera donde está mi limite. Te sigo. Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Es dificil renunciar a esa adiccion... cuando por todas partes ves personas amandose

    ResponderEliminar
  7. Te agrego,me encanta como escribes :)

    ResponderEliminar
  8. El dolor a veces puede ser demasiado grande, pero dejar una adicción puede serlo muchísimo más. Simple experiencia :$
    Tu blog (LL)

    ResponderEliminar
  9. "Dejarse llevar suena demasiado bien"
    Toda la razón del mundo :)

    Gracias por regalar emociones y sonrisas con lo que escribes.

    Me gustaria que te pasaras por el blog que acabo de empezar y saber tu opinión, se la pido a la gente que me gusta como escribe, me encanta como escribes :)
    http://milocuradelreves.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Las decisiones siempre duelen. Pero hay que elegir, para bien o para mal. Siempre alguien acaba herido.

    Te entiendo y te sigo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. El amor es una adicción que nunca acaba bien. A veces pienso eso exactamente.

    Me gustó tu blog, asique te seguiré a través del mío.

    Un besito de ensueño =)

    ResponderEliminar
  12. Uff que buenoo...

    El amor, divina o... maldita perdición...

    Duele, pero es inmensamente hermoso cuando se encuentra a ese ser tan especial q te roba cada aliento, cada pensamiento y los hace suyos...

    Cuando amamos tanto de una manera tan entregada, es tan ardiente que hasta llega a doler...


    Me encantó tu entrada...

    ResponderEliminar
  13. Soy de las que he caído y levantado creyendo que se puede encontrar al indicado...
    ¿indicado? Es que ¿acaso existe? No nos hemos vuelto fan de buscar hasta debajo de las piedras aquél que se enamore por completo y no nos joda la vida...

    Me gustó tu blog.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. "Hasta que tocas fondo".
    Y resulta ser un pozo sin fin.
    Así que, por lógica, la salida es por arriba, como en los laberintos.

    ResponderEliminar
  15. no importa.
    a traves de esa euforia, o ese dolor, uno puede sentirse vivo. claro, el amor no es lo unico que nos genera esto.
    un saludo en la distancia.

    ResponderEliminar
  16. Pues sí, hay que tocar fondo para salir de una adicción, el asunto es saber hasta donde llega, que nunca es igual para todos.
    Y sí, abandonarla duele, pero no hacerlo es pan para hoy y hambre para mañana.

    ResponderEliminar
  17. Comparto tus pensamientos, creo que e sentido eso, como ya todo lo que emocionaba, pasa a ser algo molesto. JAJA me gusto tu blog! no dudare en verlo mas seguido! soy nueva en esto de blog, pero puedo decir q el tuyo es buenisimo!

    ResponderEliminar
  18. Me gusta mucho tu blog...
    y me gusta mucho como escribes!
    http://dreamingsworld.blogspot.com/ pasate si tienes tiempo, te sigo sin duda...
    =)

    ResponderEliminar